Casos clínicos · Rotura ligamento cruzado anterior

Al parecer usted no tiene el plug-in flash más reciente.Pinche aquí para descargarlo.

Joven de 16 años de Las Tablas (Madrid). Sufrió una rotura del Ligamento Cruzado Anterior en noviembre de 2008 durante el transcurso de un partido de fútbol. Acude a consulta a los pocos días del accidente. Juega en el filial de uno de los equipos más importantes de Madrid. El objetivo es comenzar la pretemporada con garantías.

Tratamiento

El trabajo previo a la operación consiste en potenciar dicha articulación para que la recuperación postquirúrgica sea mejor. Acude a consulta diariamente para drenar dicha articulación, estirar, mejorar el recorrido articular e incrementar la masa muscular. A los pocos días camina sin cojear y consigue hacer algunos ejercicios de equilibrio a la pata coja.

Le operan a mediados de diciembre. Le ponen una plastia del banco de tejido y no es necesario tocar ninguna otra estructura. La operación fue un éxito.

Tras 10 días inmovilizado con la rodilla en extensión comenzamos la rehabilitación.Inicialmente buscamos disminuir el exceso de inflamación de la rodilla, tratamos el tejido cicatricial de las incisiones a través de las cuales se lleva a cabo la operación y mejoramos el rango articular. Trabaja 30 minutos diarios en piscina: ejercicios natatorios y de marcha. A los 15 días camina con normalidad. Es fundamental que no cojee para que la atrofia desaparezca más rápidamente..

Prácticamente al mes de la operación comenzamos con el trabajo de fuerza específico en gimnasio. Hacemos especial hincapié en la activación de los isquiotibiales y del poplíteo para proteger la nueva plastia. Estos músculos ayudan al ligamento roto a evitar el desplazamiento anterior de la tibia. Hay que tener cuidado con el cuádriceps porque este sí que anterioriza la tibia y puede dañar la plastia nueva. Realiza un exhaustivo trabajo de propiocepción: trabajo que estabiliza mucho la articulación.

A los tres meses y medio tras la operación comienza a correr. Mientras continúa con la potenciación de todo el tren inferior. Realiza un trabajo compensatorio de cintura pélvica y tren superior.

Al quinto mes comenzamos con los ejercicios de salto y más específicos del fútbol. Todos ellos muy bien controlados y con un calentamiento específico previo. Se incorpora con el equipo a hacer ciertos ejercicios. El último partido de liga juega los últimos 15 minutos y en verano comienza la pretemporada con una fuerza y un físico que jamás antes había tenido.